miércoles, 5 de octubre de 2011

Escritor invitado - El dolape del bondi




Esta anecdota tuvo suceso durante los primeros meses del año 2004. Pleno verano. Esos dias que uno se levanta, y siente que las sabanas de la cama son una sopa.
Me pegue una ducha, me puse una camisita de mangas cortas y me fui a laburar.
Estaba re fresquito. Re limpito. El dia tenia una brisa muy leve, que con mi pelo mojado, me refrescaba aun mas. Camine 3 cuadras hasta la parada de colectivo y me tome el ya famoso 303 hasta San Miguel.
Si algo me enseño la experiencia, los dias de calor, conviene ir lo mas atras posible. Ya que el aire que entra por cada ventanilla, se embolsa en las ultimas filas. Fue por eso que me sente en el ultimo asiento, ese que esta atras de la puerta de salida. Esos que son una fila de 5 asientos que estan sobre la ventana trasera del bondi.
Yo estaba justo contra la ventana, del lado de la puerta de salida, habia una especie de parecita de madera que separaba la puerta de mis piernas. Al lado mio habia un espacio vacio, y aca es donde empieza la historia. En un momento del trayecto subio un gordo pelado de unos 45 años, con la camisa a medio abrochar, y venia caminando hacia el fondo (capaz sabia la estrategia de el embolsamiento de aire). Sin decir nada, se sento al lado mio, y con parte de su hombro derecho robaba parte de mi asiento. El gordo estaba todo traspirado (recuerden, que habia como 35 grados) y yo hasta ese entonces estaba todo limpito y fresco.
Si solamente el problema hubiese sido que me robo un poco de asiento con TODA su parte derecha, no hubiese pasado nada. Pero el problema fue que cada vez que el colectivo doblaba, frenaba, pasaba una lomita o cualquier maniobra media brusca, el gordo me iba empujando contra la ventana. Y lo peor, es que NO volvia a su lugar de origen, sino que me iba robando asiento de a poquito. A todo esto sumenle que el gordo no paraba de traspirar. Y yo que recien me habia bañado, ahora estaba bañado, pero con el sudor del gordo. Era desagradable!
Entonces empece a maquinar, y empece a pensar que podia hacer para sacarme la bronca que tenia encima. No podia hacer mucho. Ya que si le decia algo al gordo mientras ibamos viajando, si o si tenia que arrugar ante su respuesta, porque me ponia una mano encima y me dejaba dibujado contra la ventanilla.
Ahi fue cuando se me ocurrio decirle algo, en la cara, pero mientras iba bajando del bondi. Y ya tenia pensado que decirle. Como era pelado, gordo y ademas estaba casado (me habia dado cuenta porque tenia una mano con un racimo de dedos entre su pierna y la mia. Y en un dedo tenia un anillo de bodas) Pense en decirle "Gordo sabias una cosa?, a los cornudos se les cae el pelo!" Y despues de eso, tenia que salir corriendo por la puerta. Como todos los planes que uno se hace en teoria, era brillante.
Asi que me pare, pase por delante de sus piernas y la parecita de madera que separa la puerta de salida. Me agarre del tubo donde esta el timbre, y mientras miraba al gordo , toque timbre. El bondi freno, y todo ese tiempo, no le saque la mirada de encima al dolape. Fue ahi cuando el gordo enojado, me dijo :
- Que te pasa, pibe???

En ese momento, entre el miedo y la bronca, pense en decirle lo que ya habia pensado. Pero como estaba medio shockeado, las palabras se me mezclaron y le dije algo asi:

- Callate gordo !! hijo de putaaa!!! sos un Cornudoo y un pelado bien hijo de puta!

Fue ahi cuando el gordo con cara de asombro (seguro sabia que me habia jodido todo el viaje, pero no sabia que le iba a decir algo) grito: " que decis pibeeee, la concha de tu madre!!!!???" Y mientras tanto èl se iba levantando de su asiento, yo estaba saltando del bondi, para salir corriendo como un enajenado.

5 comentarios:

  1. Sos un genio! de ahora en mas sos siempre bienvenido! Bien los huevos de decir lo que uno piensa!

    ResponderEliminar
  2. Que fenomenaaa Ayeee!!!!
    Muy contentoo que este mi anecdota aca!!
    Un besooo grande!!

    ResponderEliminar
  3. ME ENCANTO,bien rodrigo!!!!!

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajajajajajajja
    Loli

    ResponderEliminar
  5. Me pasò muchisimas veces, tantas que ni recuerdo que hice en esos momentos. Te acompaño en el sentimiento!
    Lucas

    ResponderEliminar